¡Sufrimos ya Fatiga pandémica!

Actualizado: nov 17


Tras ocho meses de pandemia, una de las consecuencias directas que ha afectado a cerca del 60% de la población europea es la denominada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como "fatiga pandémica".

Confinamiento, miedo al contagio, pérdida de seres queridos, de trabajo... El impacto de la emergencia sanitaria ha agotado a una gran cantidad de ciudadanos.

En base a encuestas realizadas en los países de la Unión Europea, la OMS ha reconocido que la fatiga es uno de los efectos de la pandemia que más se está incrementando.

Cómo se manifiesta

A través de sensaciones de estrés, apatía y desmotivación, tal y como asegura la organización internacional en el documento Pandemic fatigue: Reinvigorating the public to prevent COVID-19.

Los países están notificando cada vez más casos de "fatiga pandémica", a las organizaciones de salud, motivo que daría explicación a por que las personas se sienten desmotivadas para seguir las recomendaciones y restricciones de las autoridades sanitarias. Lo que provoca que este disminuyendo su esfuerzo por mantenerse informados y las percepciones del riesgo relacionadas con la Covid-19 también se están reduciendo.

¿Cómo se puede abordar la "fatiga pandémica"?

"En mitad de esta prolongada emergencia de salud pública, que ha obligado a las personas a vivir con incertidumbre y trastornos durante muchos meses, es de esperar estos niveles de fatiga", ha declarado el director regional de la OMS en Europa, el Dr. Hans Henri Kluge.

Mensajes como el correcto lavado de manos, el uso de mascarillas o mantener la distancia física de seguridad están dejando de ser eficaces entre la población y, por ello, la OMS insta a los países a elaborar planes de acción nacionales en base a estrategias multifactoriales.


Así, recomienda seguir una serie de sugerencias para que la población pueda superar esta sensación y revitalizar el apoyo a las medidas sanitarias de prevención:

  • Entender a la gente que está experimentando esta desmotivación, así como las causas, para poder tomar decisiones acertadas y segmentadas a las necesidades particulares.

  • Involucrar a la población como parte de la solución, destacar los aspectos positivos y los beneficios logrados mediante el esfuerzo colectivo. Escuchar y comprender las necesidades de la población para planificar políticas.

  • Permitir que las personas puedan hacer una vida normal mientras se reduce el riesgo de transmisión estableciendo estrategias que les ayuden a identificar los riesgos, implementando formas seguras para realizar actividades sociales y evitando el juicio de culpabilidad.

  • Identificar las dificultades a las que se enfrenta la población como consecuencia de la pandemia y aliviarlas mediante la construcción de resiliencia y a través de recursos financieros, sociales, culturales y de apoyo emocional.


Recomendaciones para reducir esta sensación


Algunos de los signos más evidentes de este problema son el cansancio, indefensión tristeza, preocupación, frustración o la irritabilidad

Adaptarse a esta situación puede suponer un auténtico desafío para muchas personas por ello algunos consejos que pueden mejorar la calidad de vida mientras estemos en pandemia:

· Cuidar el organismo mediante una alimentación saludable, una correcta higiene del sueño y ejercicio físico.

  • Limitar el consumo de noticias relacionadas con la pandemia. "Es bueno mantenerse actualizado sobre la información más reciente, pero demasiadas noticias pueden sobrecargarlo de emociones negativas y agotar su energía".

  • Reducir el estrés con ejercicios como el yoga, mindfulnes, leer, dibujar o pintar (mándalas por ejemplo) o los paseos por la naturaleza.

  • Mantener el contacto social con amigos y familiares, aunque solo podamos al aire libre: balcones, terrazas, paseando o virtualmente.

  • Aceptar las sensaciones. "Las situaciones desafiantes despiertan una mezcla de emociones, pero reprimir los sentimientos e ignorarlos no los hace desaparecer. En cambio, reconozca y nombre sus sentimientos".

  • Fomentar el diálogo interno positivo.

  • Crear nuevas tradiciones y pasatiempos.

Y si todo ello no le es suficiente no dude en pedir ayuda profesional, todos en algún momento y en este en especial podemos necesitar el acompañamiento y la escucha de un profesional de la psicología.

Pandemic fatigue: Reinvigorating the public to prevent COVID-19.

https://www.who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019?gclid=EAIaIQobChMIk_7W2viG7QIVS-3tCh1IvQ0PEAAYASAAEgIghvD_BwE